En general los desmoldeantes se dividen, a grandes rasgos, en los siguientes grupos:

Desmoldeantes en base cera: Son desmoldeantes que se aplican sobre las superficies con paños limpios y suaves.

Se aplican extendiéndolos de forma circular y uniforme sobre la superficie.

Hay que dejar secar el tiempo recomendado por el fabricante entre capa y capa.

Es conveniente la aplicación de mínimo 5-7 capas en el estratificado.

Hay que asegurarse que la cera desmoldeante que utilizamos no contenga siliconas en su composición.

Desmoldeantes de base líquida: Como el alcohol polivinílico:

Se puede aplicar como capa final tras las capas de cera, siendo recomendable hacer esto con moldes nuevos o a los que se prevea dar un uso intensivo.