Tutorías personalizadas con Glaspol por Zoom ¡Aquí te lo explicamos!

Queremos estar más cerca de vosotr@s y, para ello, y especialmente si no estáis en Valencia (sede de nuestra tienda física), hemos creado las tutorías por Zoom de 15-20 minutos para intentar resolver “cara a cara” vuestras dudas

El funcionamiento es el siguiente:

1) Si superas los 125 euros de compra en www.glaspol.net te aparecerá como opción añadir un “artículo” nuevo, la tutoria personalizada.

2) Si así lo deseas activa la casilla del dibujo y, si por cualquier motivo no te interesa, clicka en “No, gracias”.

3) En cuanto nos conste el pedido y su pago, nos pondremos en contacto para concertar día y hora que nos venga bien a tod@s (normalmente por las tardes). En dicha llamada os explicaremos cómo se realiza la conexión. Esperamos que os guste la iniciativa, que nos permitirá estar más cerca de vosotr@s y que os explicamos en este vídeo.

Teniendo en mente que ninguna instrucción escrita, ni ningún manual, puede sustituir a la práctica real y a los ensayos de prueba y error cuando nos iniciamos en el manejo de los materiales a la hora de realizar un estratificado o recubrimiento, vamos a intentar resumir algunos puntos imprescindibles a tener en cuenta.

Primero: La preparación de la superficie. La superficie donde vayamos a realizar el estratificado ha de estar limpia, seca y porosa. Si es necesario lijaremos dicha superficie para sacarle el poro, porque si no las capas de resina y fibra no se van a adherir bien a dicha superficie.

Segundo: Las condiciones ambientales. Las condiciones atmosféricas y de temperatura deberán ser las idóneas, esto es, con baja humedad relativa y una temperatura que deberá oscilar de manera ideal entre los 20 y los 23 º C. Si lo vamos a realizar en el exterior, deberá ser un día despejado y en el que no exista riesgo de precipitaciones. Lo mejor es realizarlo en las primeras horas del día, desde que haya bastante luz para trabajar hasta que la temperatura suba hasta lo recomendado, y no más allá. Con eso evitaremos también un excesivo recalentamiento y aceleración del curado, que puede estropear la aplicación.

Escucha el episodio de nuestro Podcast en el que hablamos de las condiciones ambientales 

Tercero: la protección personal: guantes, protección ocular y máscara con filtros para vapores orgánicos. Consultar las fichas de seguridad de los productos.

Cuarto: la preparación y organización del material, que hay que almacenar también de la manera adecuada, sin que exista exposición directa a la luz solar, y en lugar fresco y seco. Consultar también a este respecto las fichas de seguridad de los productos. Debemos planificar bien la aplicación atendiendo a las personas que pueden estar realizando el trabajo al mismo tiempo, la superficie a cubrir, y a los tiempos de mezcla y aplicación de la resina y el catalizador. Reservaremos la cantidad de resina y catalizador que vayamos a utilizar en los siguientes momentos de aplicación, y cortaremos las tiras de Mat necesarias para tenerlas ya disponibles.

Una vez tenidos en cuenta los puntos anteriores, la manera a proceder será la siguiente:

Catalizar la resina de poliéster, añadiendo el 1,5-2% (MUY IMPORTANTE RESPETAR ESTA PROPORCIÓN) del catalizador en proporción al peso de resina de poliéster que vayamos a mezclar. La cantidad a mezclar no será mas de la que vayamos a poder aplicar en los siguientes diez o como mucho quince minutos. Eso dependerá de nuestra destreza y de si somos uno o varios trabajando al mismo tiempo. Tengamos en cuenta que la resina tiene un tiempo de gel (tiempo durante el que podemos aplicarla antes de que sea imposible por estar demasiado sólida) de unos diez minutos, y eso a una temperatura ambiente como la recomendada. A mayor temperatura, menos tiempo tendremos de trabajo y por tanto menor cantidad a la vez deberemos catalizar.

Escucha el episodio de nuestro podcast en el que hablamos de los catalizadores 

También debemos tener en cuenta la absorción adecuada de la resina de poliéster por parte de la fibra de vidrio, que además nos asegurará de que la proporción entre la resina y la fibra de vidrio es la adecuada, no quedando el estratificado demasiado quebradizo o demasiado rígido, por no respetar dichas proporciones.

Así, aunque puede variar ligeramente por múltiples motivos, podemos calcular que, en el caso del Mat 300 deberíamos gastar unos 750 gramos por metro cuadrado de fibra de vidrio, y casi 1,2 kilos de resina si lo que utilizamos es Mat 450.

Aplicaremos por tanto una capa de resina catalizada con ayuda de la brocha y con el rodillo en la zona que previamente habremos lijado o preparado como describíamos al principio.

Seguidamente, aplicaremos los cortes ya preparados de la fibra de vidrio y la iremos aplicando sobre esa resina catalizada “húmeda”, cortando más trozos si es necesario para encajar en las formas, y teniendo cuidado en el refuerzo de las esquinas.

Luego aplicamos una nueva capa de resina sobre esa fibra que ya se habrá impregnado en parte de la primera capa de resina que habíamos colocado. Por decirlo de alguna manera, es un sandwich en la que la resina son las rebanadas de pan, y el Mat o fibra de vidrio el jamón o queso que hay entre ambas. Se empieza siempre por tanto con resina y se termina con resina. Esta capa de resina catalizada encima del Mat la aplicaremos con la brocha, golpeando de manera sistemática también toda la superficie de la fibra de vidrio con la brocha impregnada de resina catalizada, de forma que “empujamos” la resina dentro la de la fibra, haciendo de esta manera que penetre en ella y se consolide mejor. Es muy importante, como decíamos antes, que el reparto sea uniforme, sin zonas con más resina que otras, o viceversa.

Finalizaremos compactando con ayuda de un rodillo metálico, que arrastraremos por toda la superficie, eliminando así también las burbujas que hayan podido ir quedando.

Normalmente solo colocamos velo de superficie si vamos a “rematar” con una capa de Top Coat de superficie pues su misión no es de refuerzo, sino que es de evitar la fibra se marque y se vea desde el exterior.

Si ponemos más de una capa, hay que hacerlo lo antes posible, y en todo caso antes de que la anterior cure del todo, pues nos podría obligar a volver a lijar para que se adhiera. En ese caso hay que multiplicar por dos los cálculos de resina realizados, y así sucesivamente. Si se pusieran más de dos capas en la misma zona hay que esperar a que la superficie de esa segunda capa esté pegajosa antes de aplicar la tercera, para evitar excesiva concentración exotérmica.

Aunque cada capa puede parecer curada al tacto en unas pocas horas (una vez más va a depender de la temperatura ambiente), lo bien cierto es que, por dentro, el material sigue su proceso de curado. No está listo todavía para ser utilizado y en esa fase, que se denomina de consolidación, todavía está expulsando vapores tóxicos como consecuencia del curado de la resina. Por tanto es importantísimo que como mínimo dejemos pasar 8-10 días hasta comenzar a darle uso a la pieza o al estratificado, como por ejemplo a llenar la balsa o piscina.

Escucha el episodio de nuestro podcast en el que hablamos de las etapas del curados de las resinas. 

Bien es sabido que nuestras manos y nuestro talento pueden ser claves para transformar materiales químicos en auténticas maravillas. Y lo mejor es que esas maravillas no solo sean espectaculares a la vista, sino que podamos crear con ellas un objeto funcional, no solo decorativo.

 

La resina epoxi nos puede servir para crear las tan de moda “Mesas río” en la que la madera servirá de cauce para un asombroso efecto de río de cristal azul, con todos los efectos que nuestra paleta de colores sea capaz de crear.

Como siempre ocurre en el mundo de los composites, todo va a girar en torno a tres patas: la base sobre la que aplicamos, los productos que aplicamos, y las condiciones ambientales en las que lo hacemos. Vamos a verlas una por una:

La base sobre la que aplicamos los productos: Lo primero es hacer una buena elección de madera, que previamente habremos configurado en forma de rectángulo, cuadrado, o cualquier forma geométrica que sea de nuestro agrado. Debemos buscar una madera que no sea en exceso porosa, ya que el poro va a tender a “chupar” más resina y provocará reacciones como posibles burbujas. Ante la duda o la dificultad de buscar otra madera, la alternativa es aplicar una imprimación previa.  Haremos los cortes precisos, protegiendo las zonas con cinta o impermiabilizante para evitar los derrames o contaminaciones de la resina epoxi en las zonas donde no vayamos a aplicarla.

Más importante aún que la porosidad o no de la madera, es el factor humedad. No olvidemos que si hay humedad “almacenada” en el interior de la madera, aunque ésta se encuentre seca al tacto, dichas humedades siempre van a tender a salir a la superficie, con lo que pueden alcanzar a las capas de la resina epoxi. provocando diversas deformaciones o defectos como manchas blancas u ondulaciones en la superficie. La madera también deberá estar alisada y limpia, ya que cualquier suciedad o elementos extraños provocará alteraciones en el resultado, burbujas, o incluso inhibición del curado de la resina epoxi.

Las condiciones ambientales: Una vez más, son fundamentales las condiciones de temperatura y humedad en las que realicemos nuestro trabajo: humedad baja y una temperatura no agresiva ni por arriba ni por debajo (lo ideal siempre es un rango de 20 a 25 º C) va a favorecer el perfecto curado y comportamiento de los productos que vamos a aplicar: recordemos que con una baja temperatura el producto no “tirará” y con una alta temperatura la reacción será extrema, pudiendo provocar también defectos en la superficie por un exceso de calentamiento de la misma.

Por último, el producto a aplicar. La resina epoxi deberá ser adecuada para el grosor que queramos realizar. Además, deberá estar exenta de disolventes, para que estos no expulsen vapores tóxicos ni en la aplicación ni en el uso de la mesa; también se buscará un acabado con brillo y una viscosidad baja para minimizar el riesgo de la aparición de burbujas.

Nuestra recomendación, si el grosor es hasta 4 cm. , es la resina epoxi EC 242 + W 242

Si el grosor es mayor (siempre hasta 10 cm como máximo) recomendamos la resina epoxi EC 141 + W 241

Como siempre, debemos ser exactos en el pesaje de las proporciones recomendadas y mezclar muy bien los componentes antes de aplicarlos. Pesemos siempre con báscula y en cantidades lo suficientemente significativas (mínimo de 100 gramos aconsejable) para que posibles desviaciones no afecten al resultado final.

Para aumentar el efecto visual, podemos añadir pigmentos para epoxi translúcidos como los Piñata, consiguiendo fantásticos efectos con los que podremos jugar, incluso mezclando colores o no mezclándolos, dejando simplemente que floten en la superficie según su capricho. ¡Experimentemos! Es recomendable aplicar el pigmento en la resina justo antes del añadido del endurecedor.

Una vez hemos realizado el vertido de la resina epoxi, dejemos que esta cure varios días a temperatura ambiente. Aunque creamos que la capa superficial está seca al tacto, lo más normal es que la resina siga curando por dentro, por lo que no son recomendables las prisas: dejemos que el curado se consolide.

Posteriormente, y según el resultado, puede ser necesario el lijado y el pulido de las superficies para sacarle el brillo y todo el esplendor.

 

 

 

 

Comunicado  15-5-2020

Estimados Glaspoleros y Glaspoleras:

Por fin, el 18 de mayo pasaremos a la Fase 1 de la desescalada en Valencia, y por tanto podremos abrir sin cita previa nuestra tienda física de C/ Padre Ferris nº 28 (bajo derecha) donde podréis comprar vuestra silicona para moldes , resina de poliéster , resina epoxi, resina de poliuretano en Valencia y muchísimas cosas más.

Estamos expectantes y con muchas ganas de veros de nuevo, pero lo vamos a hacer con los protocolos de seguridad adecuados, como no puede ser de otra manera.

Ya hicimos un directo en Facebook en el que adelantamos el procedimiento a seguir, pero lo vamos a repasar también por aquí:

A partir del 18 de mayo los nuevos horarios serán sólo de mañanas.

Adelantamos la jornada intensiva de lunes a viernes de 9 a 14 horas (teléfono 963494733) durante las fases de desescalada, para poder alternarnos de forma presencial y combinarlo con el teletrabajo.

El horario de atención telefónica para consultas del número de teléfono/Whatsapp: 691 93 50 43 será también por las tardes, por tanto de lunes a viernes de 9 a 14 horas y 17 a 20 horas

Se entrará en la tienda de uno en uno (guardando cola en el exterior si fuera necesario) Los mayores de 65 años tendrán prioridad a cualquier hora, esperamos y agradecemos la comprensión. A PARTIR DEL 22 DE MAYO ES OBLIGATORIO EL USO DE MASCARILLA PARA REALIZAR LA COMPRA Y ENTRAR Y PERMANECER EN EL ESTABLECIMIENTO. 

Este será el aspecto aproximado de la tienda en la entrada: habrá un mostrador marrón, con un dispensador de Gel Hidroalcohólico. En un primer momento os quedaréis allí, sin pasar la línea, y nosotros os atenderemos desde el mostrador azul principal.


Cuando el pedido esté ya servido en el mostrador, nosotros pasaremos dentro, protegidos por una mampara, y efectuaréis el pago con tarjeta TPV  en el mostrador azul, aunque en las fotos aparezca en el marrón (durante un tiempo no se admitirá el pago en efectivo por ser fuente de contagio. El TPV se desinfectará después de cada uso y antes de que entre el siguiente cliente.)

Desde allí nos dictaréis los datos de factura, y un correo electrónico para enviarla de manera telemática, para minimizar el contacto físico.

Se agradece y recomienda el uso de mascarilla, así como no tocar superficies durante la estancia en la tienda.  Por normativa legal, no podrán utilizarse los baños.

La tienda será limpiada y desinfectada dos veces por día, y el mostrador y datáfono después de cada cliente. 

Muchas gracias por vuestra comprensión y por vuestro apoyo en estos momentos de transición. Lo importante es que salgamos de esto tod@s juntos. Lo estamos consiguiendo y lo conseguiremos.

Esperamos que muy pronto podamos eliminar estas medidas, porque significará el fin de la epidemia, y también que muy pronto podamos reemprender nuestros proyectos de cursos prácticos.

¡Por cierto! Estamos preparando nuevas ideas para que, aunque tengamos que guardar distancia física, podamos estar a la vez más cerca.

¡Dentro de poco os informaremos!

RESINA EPOXI Y SU ESTRATIFICADO CON TEJIDO DE CARBONO

Si hay dos productos que hagan justicia a la palabra ‘Composites’ con toda su amplitud, esos son la Resina Epoxi para laminados y el tejido de carbono. Como hemos visto antes, la unión de ambos aprovecha las cualidades de cada uno de ellos por separado para crear un conjunto de matriz (Epoxi) y refuerzo (Carbono) que aprovecha lo mejor de ambos materiales para conformar un conjunto (El estratificado) con grandes propiedades mecánicas, de flexión, y de resistencia.

Estas características permiten la utilización de estos materiales en numerosas aplicaciones, como artículos deportivos (Tablas de Surf), elementos deportivos (Palas de Paddle) y también con funciones ornamentales (Retrovisores en vehículos) aprovechando la belleza estética del carbono, así como el buen equilibrio del conjunto, que nos procura un magnífico equilibrio entre ligereza y resistencia. Ya que muchos de estos elementos tienen un contacto con la luz solar, es recomendable que el Epoxi tenga propiedades de filtro UV, como es el caso de nuestro EC 232. Atención, ese filtro retrasa el envejecimiento, pero no es un escudo para toda la eternidad contra este, por los motivos que podremos ver en otra parte de este libro, pero al menos lo retrasará de forma importante.

Una vez más, mezclaremos la resina de epoxi con el endurecedor, respetando muy bien las proporciones (a ser posible en peso) y mezclando a conciencia en un recipiente de mezcla limpio. Hay que emplear un peso de la máxima precisión (al miligramo) o, si esto no es posible, mezclar como mínimo 100 gramos para evitar desviaciones que pueden llevar a un curado defectuoso.

En primer lugar aplicaremos desmoldeante especial para Epoxi.

Aplicamos la resina de epoxi homogeneizada con brochazos largos y extensos, evitando el encharcamiento, pero sin ser tacaños con la cantidad de resina epoxi para evitar que el estratificado se quede frágil. En este caso deberemos evitar los golpecitos cortos y continuos que realizábamos con los estratificados de fibra de vidrio, ya que podríamos provocar la separación de los materiales, consiguiendo un mal resultado estético. El movimiento será similar al que realizamos al pintar. El producto tiende a niverlar y a repartirse de forma uniforme si lo hacemos en plano, acción a la que podremos colaborar con ayuda de la brocha.

Tras las 24 horas de curado, procederemos al desmoldeo. Recordemos lo que tratamos en otra parte del libro sobre las fases de la polimerización, ya que, una vez desmoldeado, la pieza sigue polimerizando en la llamada fase de consolidación, en la que la pieza sigue polimerizando en su núcleo aunque, aparentemente, está curada al tacto superficial.

Esa última fase puede ser llevada a cabo a temperatura ambiente con mucha paciencia (puede tardar varias semanas) o realizando un Postcurado, aplicando progresivamente temperaturas cada vez mayores mediante la tabla que pueda recomendar el fabricante a este respecto. El Postcurado hay que hacerlo con horno industrial, ya que su realización en un horno doméstico lo inutilizaría para otros usos.

El postcurado es imprescindible si la pieza va a ser sometida a fricción o calor tras su desmoldeo.

Como decíamos, se procederá al desmoldeo con ayuda de una rasqueta o Cutter y con mucha precaución, protegiéndonos los ojos con gafas adecuadas para que no impacte ninguna posible astilla que pudiera saltar. Empezaremos haciendo palanca en una esquina y, si hemos aplicado el desmoldeante correctamente, la pieza saldrá con facilidad.

Recordemos que dicha pieza adquirirá el brillo y acabado del molde, o quedará mate si este ya lo era. En cualquier caso, podremos pulirlo o abrillantarlo con lija o producto a tal efecto para mejorar su acabado.

SILICONA MOLDES : CALCULANDO LA CANTIDAD DE RESINA QUE CABRÁ EN EL MOLDE

Una manera ‘casera’ de calcular la cantidad de resina o producto que entra en un molde de silicona moldes es la siguiente: 1) LLenar el molde de agua 2) Medir la cantidad de agua que ha entrado en ese molde 3) Multiplicar la cantidad resultante por la densidad del producto (Se puede encontrar en las fichas técnicas)

Ej: LLenamos el molde de agua y nos da 500 cl. de volumen. Lo queremos colar con resina de poliester (densidad aprox. 1,2)

Para pasarlo a gramos multiplicamos 500 X 1,2 = 600 gramos de resina de poliéster necesarios para colar ese molde.

Dependiendo del tipo de pieza que se quiera reproducir, la técnica de realización del molde cambia. No será lo mismo una pieza simétrica con una base plana, que una asimétrica con recovecos. En este segundo caso la técnica es más compleja, debiendo hacerlo en dos mitades y con un contramolde.

Es importante que la pieza esté limpia,sin desperfectos. Recordad que lo que se encuentre en la pieza, se transmitirá fielmente al molde. Tanto lo bueno… como lo malo.

Como siempre, hay que procurar la correcta homogeneización de los componentes y catalizador en la proporción correcta.

 

SILICONA MOLDES:  DE LOS MATERIALES DE COLADA SOBRE EL MOLDE DE SILICONA

A igualdad de condiciones, el desgaste del molde de silicona será mayor o menor en función del material de colada.

Entre los materiales de los que nosotros disponemos, el menos dañino es la resina acrílica, por la ausencia de disolventes en su composición.

Después la resina de poliéster por el estireno, y el siguiente en la lista de menos a más desgaste es la resina de poliuretano por su pico exotérmico tan brusco.

Pero atención, y puede que esto no sea tan conocido, el material de colada que más desgasta el molde es la resina epoxi, por su composición química mucho más “ácida”.

Normalmente las siliconas de adición también aguantan, a igualdad de condiciones, más el desgaste que las de condensación. Tienen mayor resistencia a ciertos agentes químicos y su contracción es casi nula, por lo que su estabilidad dimensional es también mayor. Eso sí, son más caras y son más sensibles a las inhibiciones por ciertos productos. Por ejemplo, pueden tener inhibiciones por contacto si el modelo es resina de poliéster, resina de poliuretano o resina epoxi.

SILICONA MOLDES : CALCULANDO LA CANTIDAD DE SILICONA EN UNA SUPERFICIE

Para saber la cantidad de silicona que consumiremos en una superficie determinada, pasamos las medidas a cm. Así, por ejemplo:

Largo: 2 metros = 200 cm

Ancho: 0,8 metros = 80 cm

Espesor= 3 cm

Procedemos entonces a obtener el volumen, multiplicando los tres valores. El resultado estará en cm cúbicos y lo pasaremos a litros dividiéndolo por 1000

En nuestro ejemplo el volumen es entonces 200 cm x 80 cm x 3 cm = 48.000 cm cubicos = 48 litros

Para saber la cantidad de silicona en peso hemos de utilizar la densidad de la silicona, que aparecerá en la ficha técnica de la misma.

La densidad de la 3481 es 1,20 gramos por cm cubico

Por tanto para obtener el peso de silicona equivalente a esos 48.000 cm cubicos hay que multiplicar el volumen por la densidad

48.000 cm cubicos x 1,20 gramos por centimetro cubico = 57.600 gramos = 57,6 kgs de material

¿QUÉ SON LOS MATERIALES COMPOSITES?

Llamamos simplemente materiales Composites a aquellos que están formados por dos materiales diferentes que, unidos y combinados, tienen una serie de propiedades físicas mayores que las que tendrían por separado cada uno de ellos. Así, la resina de poliéster por si sola es simplemente un líquido viscoso, pero si se le añade un elemento denominado catalizador se forma una reacción química que convierte ese líquido viscoso en un volumen duro y compacto con múltiples propiedades.

Si esa Resina Poliéster la impregnamos en una superficie apenas nos servirá para nada, pero si la unimos en combinación con otro material que en apariencia no tiene nada que ver (la fibra de vidrio ) nos encontramos con un excelente material de refuerzo de gran resistencia a cualquier impacto con un peso muy bajo, lo que facilita su manejo y versatilidad, y que , por si fuera poco, es adaptable a cualquier forma compleja que le queramos dar de forma muy asequible y sencilla.

El principal material de refuerzo es la Fibra de Vidrio, por su bajo peso, su relativamente bajo coste en relación a sus excelentes prestaciones y su fácil manejo, pero existen otros materiales como la fibra de carbono o la aramida, que otorgan mayores prestaciones con un peso bajo.

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS MATERIALES COMPOSITES POR MI?

Los Composites están a nuestro alrededor, y cada vez se incorporarán más a nuestras vidas, ya que son materiales muy versátiles y que permiten múltiples aplicaciones para mejorar nuestro bienestar. Veamos dónde pueden estar presentes o como los podemos utilizar, a través de algunas, sólo algunas de sus aplicaciones:

Bañeras

Piezas de automóvil

Piezas de aeromodelismo

Barcos, canoas, Kayaks

Motos de agua

Aparatos de radio control

“Tunning”

Props

Mesas de decoración en resina epoxi

Embarcaciones

Maquetas y Rol

Efectos especiales

Esculturas

Piezas de decoración

Máscaras

Reproducción de soldaditos de plomo

Reproducción de figuras

Lavabos

Aeroplanos

Variadas aplicaciones industriales

Creación de prototipos

Recubrimiento y mantenimiento de piscinas

Reparaciones

Construcción de medios de transporte como bicicletas y motocicletas

Es conveniente por tanto apreciar hasta que punto los materiales Composites están a nuestro alrededor. Cuando apreciamos los rastros de fibra en el coche de una atracción de feria o en una barca no nos paramos a pensar como se ha fabricado, no nos podemos creer que ese material, esos “hilos” que a veces notamos al tacto han sido unidos a una pasta viscosa que ahora parece dura como la piedra y que permite, por ejemplo, que una barca pueda flotar, y menos aún podemos sospechar que ese material está más a nuestro alcance de lo que pensamos.

Pero lo está. Y depende de tus manos, de tu habilidad, de tus ideas, de tu imaginación y de tu práctica (nada menos que todo eso…) el llegar a dominarlos y que trabajen para ti, convirtiéndose en realidad tus proyectos y universos.

Para eso necesitas acompañarnos en un viaje en el que intentaremos ser tu brújula.

Atrévete a pasar el umbral.

1